Lactancia, BLW y (no) conciliación

09 mayo 2014


 photo elephant-baby-278523_640_zps55a278b6.jpg
El resto de animales no tienen estos problemas...
Fuente: Pixabay
Mis post surgen de diversas formas, de cosas que me pasan, de otros post que leo, etcétera. Este post nace, sin embargo, a raíz de un comentario de El Botón de Daniela en la entrada Contando hasta Diez con BLW. Esto lo comento, por un parte para darle las gracias,  y por otra, para resaltar lo importantes que son vuestros comentarios.

La cuestión es que El Botón de Daniela ha dado en el clavo. Cuando me propuse responderle al comentario me di cuenta de lo que me estaba extendiendo, y decidí hacer esta entrada. En el comentario explicaba que le gustaba el BLW, su filosofía, pero que no sabía cómo compatibilizarlo con su incorporación laboral cuando su bebé tenga 5 meses.

Para ser honesta, esa disyuntiva también me la plantee durante mi baja maternal y fue una de las razones por las que cogí una excedencia.  Por este motivo, soy firme defensora de que el permiso por maternidad dure como mínimo hasta los 6 meses para facilitar la Lactancia Materna Exclusiva (LME), que por otra parte es lo que recomienda la OMS, y preferiblemente hasta el año, como ocurre en muchos países.

Sin embargo, la situación actual es la que es, y también creo que es posible llegar a compatibilizar la LME y BLW en la mayoría de los casos, eso sí, con un sobreesfuerzo de la madre, no nos engañemos.

En primer lugar, hay que valorar la edad del bebé cuando la mamá se incorpora al trabajo. Si tenemos posibilidad de juntar al permiso por maternidad, el permiso de lactancia y las vacaciones quizás el bebé tenga unos 5 meses. En ese caso, será relativamente fácil disponer de una reserva de leche extraída suficiente para completar la LME hasta los 6 meses. A partir de este momento, es mejor que durante la ausencia de la mamá, el bebé tome otros alimentos, y cuando esté con la mamá continúe con la Lactancia Materna a demanda tanto de día, como de noche. De este modo, nos aseguramos que el bebé recibe la cantidad suficiente de leche.

Como os comentaba en la entrada de las pautas del BLW, la leche ha de ser el alimento principal hasta el año, y lo mejor es ofrecer el pecho antes de cada comida. Evidentemente, esto no es posible cuando la madre está trabajando, pero en este caso podemos concentrar toda la alimentación complementaria durante su ausencia, y el resto del día ofrecer únicamente pecho.

Más complicado será si nos incorporamos justo al acabar el permiso por maternidad, ya que el bebé no habrá cumplido aún los 4 meses (actualmente, en España, el permiso por maternidad son unas míseras 16 semanas). Aun así, podemos también tratar de acumular una reserva de leche extraída para darle al bebé cuando la madre se incorpore. En este caso, dada la dificultad de contar con suficiente leche, es posible que haya que adelantar un poco la introducción de la alimentación complementaria (siempre después de los 4 meses y cuanto más tarde mejor), si bien es cierto que a estas edades, comenzar con BLW será complicado, ya que el estado madurativo del bebé seguramente no le permitirá mantenerse sentado sin ayuda o coger la comida con la mano para llevársela a la boca.

De este modo, si conseguimos llegar a los 6 meses de lactancia (más o menos) y nuestra intención es el BLW, su éxito dependerá, en gran medida, de con quién dejemos al bebe. Si es con un familiar o una persona  contratada, será más sencillo que siga nuestras pautas. En caso de ser una guardería, la cosa se complica, al menos desde mi experiencia, pero siempre se puede intentar negociarlo. (También  puedes valorar dejar al bebé con una Madre de Día, normalmente ellas están más dispuestas a dar un trato individualizado, y el número de niños que cuidan es mucho menor).

Si finamente podemos cuadrarlo, y nos decantamos por el BLW, podríamos indicarle a la persona que se quede al cuidado que comience dándole algún alimento sencillo (aquí ya os di algunos ejemplos de lo que yo le ofrecía). Más que nada, se trata de una labor de pedagogía, porque preparar estos alimentos es sencillísimo.

Conviene también recordar que es recomendable ofrecer agua en ausencia de la madre cuando ya se haya iniciado la alimentación complementaria (por supuesto, el bebé puede no quererla), y que a esta edad ya no son necesarios biberones ni tetinas, ya que el bebé puede beber de un vaso normal. Eso sí, preferiblemente que tenga el borde finito que con el grueso les cuesta más trabajo.

Espero haber aclarado un poco cómo lo hubiese hecho yo de no haber podido coger una excedencia.

Y vosotros, ¿cómo os lo montasteis? ¿Conseguisteis hacer la cuadratura del círculo?

"A fin de cuentas, todo es un chiste".
Charles Chaplin.
Si te ha gustado...

32 comentarios:

  1. Es una verdadera lástima que tengamos que hablar de poder conciliar con cosas básicas para el crecimiento de un bebé como la lactancia materna. Y es una pena que esas 16 semanas en este país no se conviertan en un año de baja para las madres. Siempre hay que estar buscando soluciones y robándole tiempo al tiempo para poder criar a un hijo en sus primeros meses de vida. Qué país...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves como esta el patio.. Al final, yo ya me planteo que si voy a tener más hijos tengo que ahorrar para poder pasar un año con él, pidiendome una excedencia. El caso es que no todo el mundo puede hacerlo, pero mi consejo es mínimo juntar vacaciones y lactancia...

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. hacía falta un post así!!! genial! la cosa es la compatiblidad... y la confianza que se deposita en otros. Como madre nos gusta estar en esos momentos clave para nuestros bebés... es lo normal. Hoy me siento agradecida de mi situación de mierda laboral!! jajajaj al menos araño más horas para estar con mi hija...bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, yo parto de la base en que lo natural (y lo que debería ser lo normal) es que pudiesemos estar con ellos, que es muy poco tiempo de el que hablamos, pero las cosas no son de esa forma y hay que buscar todas las alternativas posibles...

      Besos guapa!

      Eliminar
  3. Cuánta razón tienes! En este país hay que hacer encaje de bolillos para poder hacer algo tan importante como alimentar y cuidar a tu hijo... es de vergüenza.
    Por cierto, creo que tenemos telepatía tu y yo. Tengo un post a medio escribir (lo publicaré la semana que viene) sobre el mismo tema... bueno, casi el mismo, sobre lactancia y conciliación. Me asusta esta conexión ¿eh? jejeje
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tener telepatía contigo, eso es que el tema del post mola, jejej Estoy deseando leer el post, y sí es una verguenza, que hablamos de nuestros hijos y de su salud, física y mental... Así luego tenemos la sociedad que tenemos...

      Un besazo guapa!

      Eliminar
  4. Buen post! Yo estoy parada y por esa parte he tenido la suerte de poder dedicarme en exclusiva a Gordito, pero es increíble la falta de conciliación laboral para las madres y padres que trabajan... Es que 16 semanas son tan insuficientes que cada vez que lo pienso me hierve la sangre...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al final la manera de conciliar es dejar de trabajar siempre, o bien excedencia o directamente paro y eso es lo que no puede ser...
      Es comompara indignarse!!

      Un beso!

      Eliminar
  5. Yo por eso me cogi excedencia hasta el año y mas que nada porque no me quiero perder esos piquitos de mi gordo. Es una pena si, aquí ni hay conciliación ni na de na.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo hice yo, y aún con un año ¡qué duro es! Pero de verdad alguien está preparado para dejar a su hijo con 3 meses y pico!!!!

      Un besote!

      Eliminar
    2. Sí, porque se habla de 4 meses, pero en realidad a 16 semanas les faltan unos 10 días para ser esos 4 meses.

      Eliminar
    3. Lo de las 16 semanas en lugar de 4 meses se nota, y ya no he queirodo hablar de el de paternidad, porque nos podemos echar a llorar..

      Besos y gracias por comentar!

      Eliminar
  6. Yo tengo la suerte de ser profe (interina, pero profe) y de que mi embarazo acabara en marzo y que las 16 semanas se acabaran en pleno mes de julio y de que mi jefa sea un sol (se enfadó conmigo por querer volver antes de septiembre y puso como condición que me llevara al bebe al trabajo, aprovechando que en julio ya no hay alumnos, para poder atenderle cuando me necesitara).

    Cuando me reincorporé definitivamente, en septiembre, el nene ya tenía 5 meses y pico. Hubiera podido pedir la compactación de lactancia, pero como hay que cogerla pegadita a la baja, se me hubiera consumido mayoritariamente con las vacaciones, de manera que opté directamente por la reducción de jornada. En el trabajo me montaron un horario superchulo y solo trabajo 3 días a la semana (6 horas diarias, salvo el miércoles, que son 8).

    Eso sí, si fuera funcionaria me hubiera pillado la excedencia. Al menos puedo dejar al bebe con papá, que es autónomo y trabaja desde casa (trabaja menos desde que el nene está en casa, claro, pero mis días de fiesta son para que él trabaje).

    Ojalá nuestras hijas (e hijos) vivan en un mundo más civilizado, donde padres y madres vean respetados los derechos de sus hijos! A ver por qué hay países en Europa con conciliaciones de hasta 96 semanas y en España nos tenemos que despedir de ellos a los 3 meses?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, mucha suerte! Yo tampoco me puedo quejar porque pude permitirme una excedencia hasta que mi niña tuvo un año, eso si, tirando de ahorros...
      Lo que si me ha parecido realmente interesante es lo de poder llevar el bebé al trabajos, eso si que sería una novedad...
      Y, con respecto a la baja por maternidad, lo que tenemos aqui me parece tercermundista directamente.

      Un beso y gracias por comentar!!

      Eliminar
  7. Pues yo aquí estoy, con una excedencia que me pedí de un año y que tuve que ampliar hasta tres porque para mi era imposible por todos lados; turno laboral de tarde queno me cambian, guarderías solo por la mañana, sugra muy enferma y madre a la que no quería echarle el cargo de criar a mi hijo, bueno está un ratito pero hubiera sido casi todo el día.

    De vergüenza vamos, pero es que ahora cuando se me acabe la excedencia, que será cuando UBMF vaya al cole...no veré a mi hijo en todo el día...no se que pasará!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto lo siento! Tiene que ser muy duro plantearte el tema sin poder ver a tu hijo todo el día... Te has planteado una reducción de jornada? Quizás eso ayude.. Yo también valoraría que la escolarización no es obligatoria hasta los 6 años, sobre todo si es eso o no veros... Pero vamos, son solo ideas, me pongo en tu situación y tiene que ser muy dificil...

      Un beso guapa!

      Eliminar
  8. Mas que una conciliación lo que hay es un "apáñate cómo puedas"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, o directamente un "si te apañas bien, y si no hay te pudres"...
      Es una vergüenza situaciones como la de unamamámuyfeliz...

      Besos guapa!

      Eliminar
  9. Hola!! Ante mi embarazo me he puesto a buscar un montón de información, y he encontrado tu blog, me encanta y me quedo por aquí, además me gustaría invitarte a pasar por un blog que acabo de crear, falta mucho trabajo a ver que te parece, un saludo y gracias http://homebabysa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Me alegro que te guste! Me pasaré por el tuyo a echar un vistazo!

      Un abrazo!

      Eliminar
  10. La semana que viene me lanzaré yo con el BLW si al papá de la bichilla no le entra el pánico al verla llevarse trocitos de cosas a la boca. Espero que resulte fácil y que de verdad ella solita sea capaz de coger la comida que le ofrezcamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de pánico y nada de trocitos muy pequeños que aumentan el riesgo de atragantamiento! Lo más importante, es que lo que le alimenta es la teta, la comida sólo un juego o un aprendizaje...
      Grabadlo todo y ánimo!!

      Un beso guapa!

      Eliminar
  11. Por las razones que comentas, yo me inventé el BLW mixto. En casa le dábamos pecho y BLW y en la guardería papilla. No es la mejor forma de hacerlo, pero al menos intentamos 'compensar' en casa. Tu fórmula también me parece muy adecuada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las circunstancias mandan y a veces no hay más remedio... Si en casa le dabas comida normal el aprendizaje estaba asegurado!

      Un beso guapa!

      Eliminar
  12. Es tan triste lo de la conciliación en este país... si la OMS dice que 6 meses de lactancia materna, creo que es el mínimo que debiera durar una baja por maternidad! no hay más que ver que otros países que están bastante más avanzados que nosotros, por cierto, tienen periodos de baja mucho más largos que eso y les funciona. Tal vez sea precisamente por eso, porque están más avanzados hasta en la mentalidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues totalmente de acuerdo. No se puede recomendar desde el punto de vista de la salud 6 meses de LME y luego dar 16 semanas, es incongruente. Yo confío en que cuando se vaya la excusa de la crisis esto cambie, quizás para el siguiente...

      Un beso guapa!

      Eliminar
  13. La verdad es que la conciliación es un infierno en España. Yo mejor no pienso mucho en lo que haré de momento.

    Te he dejado un premio en mi blog para que nos conozcamos un poco mejor.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el premio! Ya he pasado a recogerlo!!

      Con respecto a la conciliación yo si te pediría que lo pensases, sino luego te llevarás una desagradable sorpresa como yo!

      Un beso guapa!

      Eliminar
  14. ¡Genial entrada!
    Cuando empecé a trabajar me sacaba leche y se la daba su papi. A los seis y pico empezamos con BLW y guay; ahora, casi con nueve, seguimos con BLW y LM a demanda y oferta (barra libre de teta). Lo de los permisos de maternidad en fin, ya podíamos fijarnos en otros países...Tanto hablar de la educación en Finlandia, pues empecemos por ver cómo son sus bajas de maternidad/paternidad y a lo mejor ahí encontramos las clave. Es imprescindible concederle una mayor importancia a los primeros años de vida.
    Por cierto, te he dejado una cosa en mi blog.
    www.entretetasyzetas.blogspot.com.es
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa! Ya lo he recogido! Creo que os he comentado alguna vez que viví una temporada en Finlandia (antes de ser madre) y la verdad es que no tiene nada que ver...

      Muchos besos!

      Eliminar
  15. Buenas!
    La conciliación en este país es... ya sabéis! yo tengo mucha mucha suerte y puedo estar con mi niña en trabajo y seguir con LME por lo menos hasta los nueve meses que ya la llevaré a una escuela infantil.En este tiempo intentaré BLW, que a ver que tal se nos da...
    Ya la estoy dando algo de pan cuando nos sentamos a la mesa. ella se lo pasa muy bien baboseandolo, cogiéndolo, espero que sea igual de bien con el resto de alimentos. Y que no me de ningún susto.
    Visita mi blog te he dejado una sorpresa. Enhorabuena por tu blog! Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el premio! Ya he pasado por él!

      La verdad es que si eres afortunada! Lo del susto, pues mira todos ponen alguna cara rara alguna vez y que asusta un poco, pero es algo normal de ir conociendo texturas, además como dice papaenpracticas con el puré es más probable el atragantamiento...

      Un beso guapa!

      Eliminar