¡Gracias, Papá!

19 marzo 2014


 photo FatherDay11_zps671ca525.jpg
Fuente: Freepik
En el Día del Padre, solemos encontrarnos varias referencias que nos muestran al padre bajo la figura del superhéroe. Así como el día de la mujer reivindicaba nuestro derecho a no ser superwoman, hoy quiero romper una lanza a favor de los papás, que pueden también notar esa presión para ser superhombres.

A mi padre puedo agradecerle muchas cosas a lo largo de los años, pero la principal es que me ha enseñado a ser imperfecta desde su imperfección. Mi padre es ante todo humano y esa es la mejor lección que ha podido darme.

Recuerdo múltiples ocasiones en las que mi padre se ha acercado a pedirme perdón después de haber errado. Nunca le ha costado reconocer una falta. Nunca ha creído tener superioridad moral por el simple hecho de ser padre o por ser mayor.

De la mano de mi papá, aprendí desde muy pequeña a pedir perdón, a reconocer mis errores, a dejar de un lado el orgullo y la soberbia, a ser humana.

Hoy mi padre es además abuelo. Desde que nació el bichito he descubierto en él una ternura casi desconocida, quizás porque queda muy lejano el tiempo en que mi hermana y yo éramos pequeñas. Confío en que mi hija reciba de su abuelo la misma enseñanza que yo, y a la vez deseo haber aprendido lo suficiente para actuar como él. Espero que nunca me obceque en mi condición de madre, y sepa pedir perdón a mi hija cada vez que me equivoque (que seguro serán muchas veces). Este será su legado.

Por este regalo que tú me has hecho a lo largo de los años, hoy quiero decirte (aunque no puedas leerlo),


¡GRACIAS PAPÁ! 

Gracias por querernos tanto y gracias por querer a mamá. 

Gracias por vivir tan felizmente en este matriarcado que ha sido siempre nuestra casa familiar. 

Gracias por ser perfectamente imperfecto.

Y, por supuesto, ¡FELICIDADES!



"Lo que habéis heredado de vuestros padres, volvedlo a ganar a pulso o no será vuestro".
Goethe.
Si te ha gustado...

10 comentarios:

  1. Gran dedicatoria para hoy! Sigue disfrutando así de tu familia! Habrá tocado regalo no??? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Regalito siempre toca, lo malo es que no voy a poder pasar el día con él ;( Cosas de vivir en ciudades distintas!

      Muchas gracias por venir a verme!!!

      Eliminar
  2. Es muy importante eso que dices de saber pedir perdón, seguro que cómo abuelo lo hace también genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es importante y la verdad es que nunca me lo imagine como el abuelo tan tierno en que se ha convertido...

      Besos guapa!

      Eliminar
  3. Hoy haces que se me pongan los pelos como escarpias. Yo quiero muchísimo a mi padre y me llevo genial con él, pero justo al contrario que el tuyo, él es incapaz de pedir perdon. Ya lo conocemos y no se lo tenemos en cuenta, pero yo no quiero que me pase lo mismo con mi Redondo. Por eso siempre que pierdo los nervios y le chillo o me enfado con él me asaltan unos remordimientos tremendos, pienso que yo soy la adulta y el el niño y que debería saber manejar mejor sus rabietas. Luego le pego una jartá de besos y perdones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de los padres es que siempre te enseñan algo, unas veces para actuar como ellos y otras para hacer lo contrario, pero siempre como referentes. Seguro que Redondo valora muchísimo que su mamá le pida perdón!!!

      Muchos besos guapa!!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias guapa! Un papá es un papá...

      Muchos besos!

      Eliminar
  5. Preciosa dedicatoria! Ojalá algún día mi peque diga algo así de mi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que, por supuesto, lo hará...

      Un abrazo (y besitos a Mara)

      Eliminar